18 jun. 2010

En los límites de la con-fusión

La sociedad contemporánea ya no se reconoce en los viejos moldes de la rigidez decimonónica de la modernidad industrial. Sus estructuras y clasificaciones se han transformado y se transforman sin encontrar un modelo central o directriz. Los límites de la moral, la creencia, la pertenencia, la actividad profesional no ofrecen signos de estabilidad. La crisis estructural de la modernidad, la aceleración del tiempo virtual, la fugacidad de la moda, entre otros elementos, contribuyen a gestar un escenario de dudas e incertidumbres para el actor coetáneo. Éste se debate entre las viejas rutinas del monoteísmo de la primera modernidad y la abundancia de oportunidades y estímulos que desbordan su capacidad de decisión. Sin embargo, uno de los desafíos más urgentes de esta sociedad tiene naturaleza política. No en vano, “lo por pensar” es, si es posible, una vivencia y convivencia sin leyes o normas erosionadas por el flujo erosionador y condescendientes con el “todo vale” como ideología promotora de un nuevo mecanismo de dominación edulcorado y sutil.

No hay comentarios: