7 jun. 2009

Tecnociencia policontextural


"En la actualidad, el pensamiento positivista sigue teniendo un predicamento muy elevado entre investigadores de todos los ámbitos del saber. Dicha concepción sostiene que la ciencia experimental sería el resultado de una evolución epistémica que parte de una fase previa, donde el conocimiento fundamental era mítico o religioso. La ciencia factual sería, entonces, el ápice de la evolución gnoseológica y su método científico el apoyo infalible y riguroso. Esta postura ha originado que aquellos sistemas sociales con mayor desarrollo de dicha ciencia se erigiesen como los poseedores de la Razón y de la Verdad, sita en las disciplinas factuales y en su método. De esta manera, se fueron poniendo los pilares del pensamiento abisal.

El pensamiento abisal del que habló Boaventura de Sousa Santos en el VIII Congreso Luso-Afro-Brasileiro de Ciencias Sociais, nos muestra la situación actual, y pasada, de la cosmovisión generada por el positivismo occidental. En ella, las regiones del Norte serían las “poseedoras” del único conocimiento “veraz”, mientras que las del Sur estarían sumidas en la ignorancia más aplastante. Esta cosmovisión tiene como momento histórico paradigmático al racionalismo y como una de las bases fundamentales la definición boeciana de la persona como “sustancia individual de naturaleza racional”. La concepción de la persona como fundamentalmente racional tiene como consecuencia problemática la exclusión de otras posibilidades de conocimiento. Además, la afirmación cartesiana “pienso luego existo” es solitaria y orgullosa, que favorece así personas y sociedades solitarias y arrogantes. Por lo tanto, este tipo de concepción cognoscitiva descarta lo imaginario, lo sentiente y lo irreal, centrándose en lo racional o lo positivo".

Esto es el comienzo de una reciente contribución de Juan R. Coca en la revista Ludus Vitalis, sobre la tecnociencia policontextural. Se puede descargar el texto completo aquí.

No hay comentarios: