22 jul. 2008

Tecnociencia y masturbación

Incorporo una cita del último libro de Esther Díaz titulado Entre la tecnociencia y el deseo.

"Las prácticas eróticas modernas se sustentaban sobre el imaginario burgués que, a su vez, se había constituido sobre el modelo que milenariamente habían impuesto la ciencia médica antigua primero y la religión cristiana después. Ya Hipócrates hablaba de los peligros de la masturbación y más tarde la Iglesia Católica no sólo adhirió a ese discurso sino que impuso como único modelo de relacion sexual aceptada el heterosexual marital y sólo con fines de procreación. En la modernidad el modelo se hizo laico, pero no por ello se tornó más permisivo. Por ejemplo, en el siglo XVIII se inventaron máquinas para que los chicos no se marturbaran."

... dice después ...

"Por su parte, la tecnociencia médica -que tradicionalmente estuvo en contra de la masturbación- ahora no sólo la acepta sino que la promueve. La fecundación in vitro necesita masturbadores solitarios, a los que se estimula mediante videos, revistas porno y juguetes sexuales esparcidos por la aséptica sala de un centro de salud especializado en inseminación artificial. Se podría decir que la biotecnología ha contribuido a elevar el nivel de aceptación social de la masturbación."

No hay comentarios: