22/11/2007

Cuerpo e imaginario

En las últimas décadas y más allá de cualquier corriente de "moda", todos sentimos aunque sea de manera confusa, que se registra ante nuestros ojos una sobrevalorización de lo "corporal" en detrimento de otras cualidades de lo humano. Sin embargo, el hombre concreto desarrolla su vida con todos los aspectos de su individualidad, pone en juego sus sentidos, intelecto, habilidades, sentimientos, pasiones, ideas, ideologías que expresan la especificidad de lo humano en un despliegue heterogéneo. Este despliegue tiene además otra característica, está atravesado por una jerarquización o jerarquía que no es eterna e inmutable, sino que se modifica según las diferentes estructuras económico-sociales. ¿En que lugar de esa jerarquía se encuentra hoy lo corpóreo del hombre? Creemos que esa sobrevaloración social del aspecto corpóreo del hombre, esa jerarquización del cuerpo y de su imagen esconde una crisis de identidad, una crisis antropológica que en definitiva nos remite a la pregunta radical ¿qué es el hombre?
Esta pregunta nos genera otros interrogantes ¿ Se está constituyendo un nuevo estadio del individualismo? ¿La esencia del hombre se agota en la corporeidad? Se nos hace necesario repensar al hombre como ser corpóreo y como sujeto de cultura constructor de su propia imagen corporal. Este trabajo intenta abordar el problema de la corporalidad desde esta doble perspectiva, una mirada filosófica y sociológica pensando el cuerpo desde el hecho de su existencia concreta y desde el imaginario colectivo que nos rige en este fin de siglo. La imagen social del cuerpo.